Archivo de la categoría: Chistes

Reencarnación – Suegras

Una mujer cansada e indignada de escuchar discusiones entre su marido y su mamá, le dice al marido:

Por favor negro, hacéme un favor, andá a la casa de mi mamá y hablále bien, intenta acercarte, sólo Dios sabe cuánto tiempo más la tengamos con nosotros.

El marido le responde:

Está bien, gorda, lo voy a hacer, pero que conste que lo hago por vos.

Llega a la casa de su suegra, golpea y ahí se encuentran, el hombre amablemente le dice: Hola suegrita, ¿cómo anda?, ya la estábamos extrañando.

La suegra sorprendida lo mira y le dice:

Bien acá ando, intentando descansar.

Y el hombre pregunta:

Mire suegrita, ¿usted cree en la vida después de la muerte?

Sí, responde la suegra.

Bueno si usted se muriera, Dios no lo permita, ¿en qué animal le gustaría reencarnarse? Mmmmmmmmm, me gustaría en una víbora, le responde la suegra.

Y el hombre dice:

¡Noooo! ¡Pero tiene que ser algo que nunca haya sido!

El peor dia – Bares

Un señor de mediana edad lleva una hora sentado en un bar mirando la copa sin beberla, cuando llega un camionero alto y gordo y se bebe la copa de un solo trago. El pobre hombre se echa a llorar, y el camionero le dice:

– ¡Vamos, buen hombre, era solo una broma, ahorita le pido otra copa!

El señor le contesta:

– No, no es eso, es que hoy ha sido el peor día de mi vida. Primero, llego tarde al trabajo y me despiden. Luego, al llegar donde había dejado mi coche, veo que se lo habían robado.

Camino a mi casa y veo a mí mujer con otro hombre, y me vengo para acá, y cuando por fin iba a terminar con todo esto, llega usted y se toma mi veneno.

Chiste Clasico!! GENIOS…

Genios

Tres hombres se encuentran una lámpara mágica. al frotarla sale un genio:
por haberme salvado de mi castigo, les concedo un deseo a cada uno.
¿tu que quieres?
el primer hombre dice:
quiero regresar a Africa con mi familia.
concedido, ahora tú:
quiero mucho dinero y mujeres.
concedido, y lo lleva a las vegas.
y tú dime, ¿por qué estas triste?, ahora te toca.
el último hombre contesta:
es que me siento solo, me gustaría que mis amigos regresaran.
concedido.

Chiste Jaimito

Una vez entró Jaimito corriendo a su casa y su mamá le pregunta:

¿Adónde vas Jaimito?

Y Jaimito le contesta a su mamá: Voy hacer caca y su mamá le contesta: Mijo no digas caca se oye muy feo, mejor di voy a hacer flores.

Jaimito le dice: Está bien.
Luego de un rato Jaimito le grita a su mamá:
¡Mamá, ven para que me limpies el florero!

Chiste de Jaimito

Papá, Papá!!!

El padre contesta: dime Jaimito!!

Jaimito: “En la escuela me estan diciendo que yo soy mafioso y se la pasan molestandome todo el tiempo con eso”.

El padre: “no te preocupes dejemelos a mi que los voy a joder”

Jaimito: “Bueno pero asegurate que paresca un accidente”.

Chiste de Jaimito

Jaimito estaba escribiendo una carta al niño Jesús en vista de la proximidad de la navidad:
“Estimado niño Jesús: me he portado muy bien este año, favor regálame una bicicleta y un nintendo. Atentamente, Jaimito”.

Dobla la carta, la pone en un sobre, la lleva a la sala a ponerla debajo del árbol de navidad. junto al árbol se encontraba una pequeña estatuilla de la virgen María. Cuando va a poner la carta, Jaimito mira la estatua, se arrepiente, se da la vuelta y regresa a su cuarto.

Rompe la carta y escribe una nueva:
“Estimado niño Jesús: es cierto que no me he portado tan bien este año, pero creo que por las acciones buenas me merezco un nintendo y una bicicleta. Atentamente, Jaimito”.

Nuevamente dobla la carta, la pone en un sobre y se va hacia la sala a ponerla debajo del árbol. Al llegar, vuelve a ver la estatua de la virgen, se da la vuelta y regresa a su cuarto. rompe la carta y vuelve a escribir una tercera versión de la misma:
“Estimado niño Jesús: es verdad, me he portado mal este año, pero yo se que si me regalas un nintendo y una bicicleta, será suficiente incentivo para portarme bien el próximo año. Atentamente, Jaimito”.

Dobla la carta, va a la sala y nuevamente mira fijamente a la estatua, se da la vuelta y regresa a su cuarto. muy enfurecido destroza la carta y no sabia que hacerse del mal genio. hasta que, de pronto, sale corriendo del cuarto hacia la sala, toma la estatua de la virgen, la trae de regreso a su cuarto, le cubre los ojos y la boca con scotch tape, la envuelve en unas cobijas, la rodea con cadenas, la mete en un baúl, pone candados en el baúl, se sienta muy cómodamente con una risa muy burlona encima del baúl y escribe nuevamente una carta que dice asi:
“Estimado niño Jesús: si quieres volver a ver a tu madre, Dame un nintendo y una bicicleta. Jaimito”.